¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

RADIO MARTÍ; LA PUNTA DE LANZA DE UNA ESTRATEGIA AGRESIVA CONTRA CUBA.

Respaldada por cuantiosos recursos financieros sustraídos de los impuestos fiscales de millones de norteamericanos, Radio Martí lleva más de veinte años envenenando el éter, en una estrategia dirigida a crear un ambiente hostil contra la Revolución en Cuba.
Primero desde la capital del imperio y desde hace unos años desde Miami, los micrófonos de esa planta radial han estado abiertos a los más furibundos enemigos del pueblo cubano.
Sin tapujos y de la manera más abierta, por sus ondas se han trasmitidos incitaciones a la violencia, el magnicidio, la indisciplina social y la emigración ilegal, factores todos que encajan en un programa diseñado para desarticular a la Revolución y retornar a Cuba a un pasado que dejo de existir y que es el sueño quimérico del sector más reaccionario del mal llamado exilio cubano.

DESCUBRIENDO LA BASURA DEBAJO DE LA ALFOMBRA.

Con una historia sórdida, cargada de escándalos, robos y tráficos de influencias, Radio Martí es un nido de ratas, enemigas furibundas de Cuba.
Una clasificación exacta la ofreció Salvador Lew, uno de sus exdirectores, quien interrogado sobre la planta radial dijo “es una sucursal del infierno aquí en la tierra”, mientras Jeff Flake, congresista por Arizona y a quien no se puede clasificar de amigo de Cuba fue categórico al decir de Radio Martí: “es una agencia de empleo de los congresistas federales del sur de la Florida”, en referencia a la influencia y poder que ejerce allí la sección más radical y agresiva del exilio cubano radicado en Miami, sector que determina mucho en la programación y el personal empleado en la emisora de la subversión y que por más de veinte años ha mancillado el nombre del Héroe Nacional de Cuba, quien con claridad meridiana denunció en su momento la intensión imperial de apoderarse de la Isla.

HUELE A DINERO…HUELE A PODRIDO.

Diseñada al estilo de lo que fueron Radio Libertad y Radio Europa Libre, ambas enfiladas hacia los países socialistas de Europa del este y la Unión Soviética, la voz de la contrarrevolución cubana, Radio Martí tiene como propósito subvertir el orden político y social escogido por los cubanos de la isla.
Para tal propósito el gobierno de Estados Unidos destina millones de dólares, que como maná caído del cielo despierta las más bajas pasiones entre los paladines de la democracia.
Más de uno son los escándalos por corrupción, pagos indebidos, prebendas y otras tropelías registradas en la planta radial y su pariente cercana, la llamada Televisión Martí, canal que no se visualiza en Cuba a pesar de las ilusiones que tienen del mismo quienes lo patrocinan.
El último de los escándalos vinculados a Radio y TV Martí lo protagonizó, José “Chema” Miranda, el ex director de programas de la planta televisiva, quien acaba de ser condenado a dos años de cárcel más una multa por haberse embolsado unos 112 mil dólares del dinero de TV Martí al apropiarse de las comisiones de productores que contrataba.
Amigo de sus amigos, desde su puesto de director de programas de TV Martí, “Chema” Miranda fue condenado por haber recibido pagos de Perfect Image Film and Video Productions, una compañía de videos que le vendía sus producciones al canal anticubano.
La investigación por corrupción, demostró que el sujeto recibió más de 70 cheques por valor de 112 mil dólares, que se embolsillo al estilo del más burdo ladrón de barrio.
Embarradas de lodo, Radio y TV Martí, son objetos desde hace varios meses de una investigación de la Junta de Gobernadores de Transmisiones (BBG, por sus siglas en inglés), la agencia federal encargada de todas las transmisiones internacionales no militares del Gobierno.
Hoy condenado a la carcel, “Chema” Miranda clasifica entre los más activos “luchadores por la libertad de Cuba” y cercano colaborador de los cabecillas del Cuban Liberty Council y demás fundaciones promovidas por los “padrinos” de Miami, quienes han convertido la contrarrevolución en un lucrativo negocio.
Marcado por la justicia y puesto a la picota publica como lo que es: un vulgar delincuente, Miranda siempre estuvo involucrado en actividades promovidas por la congresista Ileana Ros-Lehtinen, la máxima representante de la familia Bush en el Congreso, y de sus dos compinches de tropelías, los hermanos Díaz-Balart, quienes por estos días andan de capa caída, ante la posibilidad real de perder sus asientos en el Congreso en las próximas elecciones de noviembre.
Diseñada más que todo como una vía para repartir prebendas, empleos y otras gratuidades entre sus amigos, una de las iniciativas del trío de congresistas cubano-americanos es la “televisión invisible”, diabólico proyecto que mantiene el Departamento de Estado contra Cuba y que les cuesta a los ciudadanos de Estados Unidos más de $20 millones por año en impuesto.
Fundada en 1985, Radio Martí y luego su sucursal TV Martí, se han tragado en las últimas dos décadas más de 520 millones de dólares del dinero del contribuyente norteamericano, fondos que mucho pudieran haber ayudado a mejorar las condiciones de la educación en Miami, donde maestros y alumnos enfrentan un deterioro creciente en los servicios escolares.
Desprestigiada, inaudible y mentirosa, Radio Martí y su hermana, TV Martí, están destinadas como su antecesora Radio Swan a terminar en el estercolero de la historia.

Anuncios

Una respuesta a “RADIO MARTÍ; LA PUNTA DE LANZA DE UNA ESTRATEGIA AGRESIVA CONTRA CUBA.

  1. maiquel junio 6, 2009 en 3:55 pm

    quisiera resibir notisias a mi correo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: