¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

Y AHORA ¿QUÉ?

Como castillo de naipes la falsa posición antiterrorista de la administración de George W. Bush se ha derrumbado ante las pruebas ineludibles presentadas por Cuba y que demuestran de manera clara los vínculos entre terroristas radicados en Miami, la llamada disidencia en Cuba y diplomáticos que laboran en la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.
Aplicando el viejo refrán popular de que “vista hace fe”, millones de televidentes han visto documentos, correos electrónicos, videos y escuchado llamadas telefónicas y declaraciones que prueban la manera abierta y descarada que los llamados paladines de la libertad y la lucha antiterrorista, sufragan, alientan y apadrinan las acciones subversivas contra la Revolución y el pueblo de Cuba, desembolsando miles de dólares para pagar a un grupo de traidores, quienes tienen en el dinero su principal meta de vida.

¿Y TÚ ABUELA, DÓNDE ESTÁ?

Con esa clásica y jocosa pregunta muchas personas interpelan a otra cuyo pasado no aparece claro a la luz pública, interrogante que bien puede hacerse ahora a la disidencia cubana, desnuda ante los ojos del mundo en su verdadera esencia con las sólidas pruebas hechas publicas por las autoridades de Cuba.
Con probados vínculos con la Fundación Rescate Jurídico, que dirige el terrorista confeso y procesado Santiago Álvarez Fernández-Magriñat, la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello y otros de sus acólitos que operan dentro de la Isla, han quedado expuestos ante todos como los mercenarios que son.
Cipayos por convicción y amarrados al dinero, aunque para ello tengan que compartir trinchera con lo más sórdido de la jauría que desde su cuartel general en Miami trata de derrumbar a la Revolución, la llamada disidencia está sin argumentos ante la pertinente pregunta de ¿Dime con quién andas y te diré quien eres?

ATRAPADOS Y SIN SALIDA.

No por conocido deja de ser pertinente indicar que la actitud servil y dependiente de la mal llamada disidencia cubana, la convierte en mercenaria a favor de una potencia extranjera, en este caso de los Estados Unidos.
Atrapados como peces en la red, las marionetas y sus conductores están ahora en apuros ante las pruebas aportadas por Cuba de su indigna actitud.
Unos y otros tratan de tapar sus partes púdicas con la endeble hoja de parra, sin percatarse que a los ojos de todos están desnudos. Agarrados con las manos en la masa, los yanquis ahora tratan de desentenderse, dando explicaciones simplistas, mientras los mercenarios de la isla han quedado mudos o responden con evasivas, como ha hecho la cabecilla contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, quien afirma que por ahora nada tiene que decir y tiene razón, no es necesario, pues los hechos han hablado por si solos demostrando el carácter mercenario de todos esos grupúsculos, que con sabio y fino olfato el pueblo de Cuba identifica como “la gusanera”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: