¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

BOLIVIA: SE ACERCA LA BATALLA DEL JACHA URU

Por: Lídice Valenzuela
Tomado de Cubahora
El jacha uru está muy próximo. El domingo venidero cuatro millones 90 mil 711 ciudadanos habilitados para votar decidirán en Bolivia, mediante un referendo revocatorio, si el presidente indígena Evo Morales Ayma, el primero de ese origen en la historia nacional, su vice Álvaro García Linera y los prefectos (gobernadores) de ocho departamentos, continúan o cesan en sus cargos.
Lo que está en juego el día 10 es mucho más que la continuidad de un gobierno que dio pasos firmes en la búsqueda de la transformación estructural del país. Entre estos, la redacción de una nueva Constitución Nacional aprobada por la Asamblea Constituyente el 9 de diciembre de 2007, y una serie de medidas reguladoras sobre las principales riquezas.
De lo que se trata es de la culminación de una batalla entre dos fuerzas antagónicas: la del poder económico capitalista y la del modelo socialista del siglo XXI, que tiene al ser humano como centro de ese proyecto. Es decir, en Bolivia se libra también el futuro de América Latina.
Este domingo puede ser el del golpe demoledor a la derecha que durante los tres últimos años trata de asfixiar lo que se ha llamado “la nueva Bolivia” dirigida por un equipo de izquierda, el cual planteó como centro de su campaña electoral la recuperación de la dignidad nacional para millones de seres humanos sobrevivientes de una sangrienta colonización y una república mediatizada por Estados Unidos.
Las movilizaciones populares se sucedieron en las últimas semanas en las principales ciudades de la nación andina para respaldar al Gobierno. Incluso en La Paz, la capital, se celebró una reciente reunión internacional de intelectuales que se solidarizó con el proceso político en marcha y dirigió un mensaje al mundo recabando apoyo al sufrido pueblo boliviano.
Con una concentración cerró el pasado domingo el denominado Movimiento sin miedo la campaña para mantener en la presidencia al ex líder cocalero, apoyado de manera masiva por las organizaciones indígenas, sociales, sindicales y diversos grupos progresistas y de izquierda.
La consulta popular es, en el complejo panorama político boliviano, el momento decisivo para que, de ganar, el Gobierno pueda pasar a la ofensiva ante el ilegal hostigamiento de la derecha, cuyo centro se encuentra en el rico departamento de Santa Cruz, sin tregua en sus planificados proyectos desestabilizadores.
Contra Morales y su equipo, la oligarquía ha utilizado planes orquestados desde la embajada de Estados Unidos en La Paz —cuyo embajador ha sido llamado por la Cancillería en más de una ocasión por sus opiniones contra el Ejecutivo—, dirigidos incluso a destruir la unidad geográfica nacional y dividir al país en regiones de ricos y regiones de pobres.
Un engendro fascista de segregación absoluta, pues se trata no solo de una autonomía económica sino de un aislamiento racial y de desarrollo, cuya cabeza es el Comité Cívico Pro Santa Cruz, el cual tiene como brazo armado a la Unión de la Juventud Cruceña. Esa organización está integrada por jóvenes de pensamiento neofascista, que han asesinado, golpeado y amenazado a quienes apoyan a Morales e incluso se trasladan por los departamentos sembrando el terror en la población.
Como parte de este plan con el cual Estados Unidos pretende recuperar su espacio económico y político en Bolivia, la oposición ha puesto trabas de todo tipo para sentarse a dialogar con el Gobierno, el cual, opinan algunos analistas, no ha querido explotar sus posibilidades de enfrentamiento directo con aquellos que lo desafían abiertamente y lo acusan, incluso, de debilidad política.
En este engendro juega un rol fundamental la guerra mediática lanzada por los principales diarios bolivianos, de propiedad privada, que responden a los intereses de los grandes capitales concentrados fundamentalmente en los departamentos separatistas de Santa Cruz, Pando, Beni, y Tarija, además de darle un espaldarazo al gobernador opositor de Cochabamba.
Desde que se instaló la Asamblea Constituyente, la oposición realizó diversas maniobras dilatorias para retrasar la redacción del documento que permitirá la refundación del país con el otorgamiento de sus legítimos derechos ciudadanos a las tradicionalmente ignoradas grandes mayorías indígenas y personas de bajos recursos.
No puede olvidarse que, a pesar de sus grandes riquezas naturales (es el mayor productor de gas natural de la región) Bolivia clasifica como el segundo país mas pobre de América Latina y el Caribe, sólo superado por Haití. Ello se debe a la concentración del capital nacional en los departamentos integrados en la llamada Media Luna.
Esos territorios, convertidos en el centro de la base conspirativa, en absoluto desacato al Gobierno central, la Constitución Nacional, el Consejo Electoral Nacional (CNE), y las leyes vigentes, realizaron referendos autonomistas en mayo y junio pasados para tratar de desmembrar la nación.
Los separatistas han tensado la crisis política boliviana de una manera que, en otro contexto histórico, haría insostenible la gobernabilidad, cosa que ahora resultó imposible debido al fuerte movimiento popular de apoyo al presidente Morales y su equipo.
Lo que más le interesa ahora a la derecha es formar un cordón, tanto material como simbólico, que la proteja de los hegemónicos pueblos indígenas del Altiplano, los cuales, con sus movilizaciones, sacaron de la Presidencia a quienes gobernaron entre 2000 y 2005.
De ahí que la oposición insista en trasladar la capital boliviana a Santa Cruz o a Sucre, y con ello debilitar a los movimientos indígenas que cercan La Paz, sede del Gobierno nacional.
De acuerdo con la Ley del Revocatorio del pasado 12 de mayo, para que el mandatario y su vice continúen en sus responsabilidades no pueden recibir una cifra de votos en contra superior a la obtenida para ganar las elecciones del 18 de diciembre de 2005, es decir, el 53,7 por ciento. De esa forma, el actual mandato cesaría si Morales sumara más de un 53,7 por ciento de boletas contrarias.
En el caso de los ocho gobernadores, en primera instancia deberían acumular entre un 37,8% y un 48,03%, porcentajes por los cuales fueron electos.
Pero, en una nueva propuesta de la pasada semana, el CNE, de manera arbitraria y basándose en supuestos sondeos, cambió las cifras. Ahora los prefectos serán revocados si tienen boletas contrarias a su gestión superior al 50% de los votos válidos.
Miembros del Gobierno advirtieron que el CNE no puede estar por encima de las leyes que rigen el revocatorio.
Aun cuando están conscientes de que incumplen la ley, los gobernadores separatistas insisten en bloquear el plebiscito, por lo cual analistas auguran que puede incluso haber confrontaciones directas entre bandos de apoyo y de oposición al Gobierno.

¿POR QUÉ SE ESPERA EL TRIUNFO DE MORALES?

Son varias las encuestas en los últimos días que auguran el triunfo de Morales y de García Linera en la batalla política del próximo domingo.
En los dos años y medio de gobierno del líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Bolivia ha experimentado una serie de transformaciones positivas como resultado de los planes económicos y sociales puestos en práctica por el Ejecutivo, en el que priman ministros y funcionarios de izquierda.
Por primera vez, y este es un elemento a tomar en consideración, Bolivia cuenta con un mandatario en el que se sienten representados dos tercios de la población nacional, descendientes de los pueblos originarios e indígenas.
En estos últimos 54 meses, y a pesar de las incesantes maniobras de la derecha, que trata de polarizar la nación, el Gobierno nacionalizó los hidrocarburos, hizo la reforma agraria, en buena medida sin concluir por las presiones de los terratenientes, puso en marcha la campaña de alfabetización, creó la salud pública gratuita y por primera vez las comunidades pobres tuvieron acceso a un maestro y un médico, además de la puesta en funcionamiento de hospitales con tecnología de punta.
Miles de bolivianos han recobrado la visión o reciben tratamiento oftalmológico gracias a la colaboración de Cuba y Venezuela.
Bolivia suscribió la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), un ente integracionista liderado por Venezuela que trae innumerables ventajas económicas, sociales, culturales y en otras áreas a los grupos sociales más vulnerables. También se adscribió a Petroandina, firmó el proyecto del gasoducto que unirá a varios países sudamericanos, reforzó la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y recuperó el prestigio internacional lacerado por anteriores regímenes.
Puso en práctica, además, algunas transferencias de dinero hacia los más pobres, como el bono escolar Juancito Pinto, que beneficia a un millón 800 mil escolares con la entrega de unos 200 bolivianos (moneda nacional) anuales, para frenar la deserción de las aulas, pues muchos niños aún tienen que trabajar para ayudar al sustento familiar.
El Gobierno de Morales creó la llamada renta Dignidad, de hasta tres mil bolivianos anuales (unos 450 dólares) para ayudar a 570 mil personas mayores de 60 años. Este dinero procede, como el del bono escolar, del impuesto directo a los hidrocarburos.
También el fortalecimiento de la nación en materia económica se hace evidente con la mejoría del fondo de las reservas internacionales. Estas pasaron de mil 700 millones de dólares que encontró Morales a siete mil millones en la actualidad. A fines de este año las exportaciones se deben multiplicar por cinco, en especial hidrocarburos, minerales y la agroindustria.
En un análisis realizado en los primeros 30 meses de gestión, el vicepresidente García Linera refirió que la participación del Estado en la economía pasó de 13% a 22%, en tanto controlaba el 75% de la renta petrolera y el 55% de la minera, tras la ley de impuestos y gravámenes a esos rubros.
Otra medida que la oligarquía no puede aceptar es que en el área de la ganadería y la agroindustria, el Estado dejó de transferir a los grandes productores 150 millones de dólares anuales en infraestructura y destinó la cifra a un programa de apoyo a pequeños y medianos cosechadores de soya, arroz, trigo y maíz.
Si gana el referendo, como se espera, el Gobierno podrá profundizar en las reformas estructurales, llevará a las urnas la nueva Carta Magna y dará un golpe demoledor a los latifundios de la Media Luna. Según estudios, en Santa Cruz aún hay comunidades indígenas viviendo en condiciones de esclavitud.
En estos momentos de suma tensión en Bolivia, los movimientos populares están movilizados en vigilia permanente para evitar nuevos subterfugios desestabilizadores de último momento.
Ya están presentes en La Paz más de dos centenares de observadores de organismos internacionales y de diferentes países, además de cuatro mil bolivianos que están inscriptos para velar por la transparencia de la consulta.
También asistirán a esta lid delegados del Mercado Común del Sur, de la Unión de Naciones Sudamericanas, la Unión Europea y el presidente de la Corte Electoral de Rusia, como observador, entre otros. Ahora, solo resta esperar el jacha uru: el gran día, en lengua quechua

Anuncios

2 Respuestas a “BOLIVIA: SE ACERCA LA BATALLA DEL JACHA URU

  1. EVE octubre 22, 2008 en 1:22 am

    Si, es racial, pero a la inversa del lo que habla el articulista, la NACIÓN AYMARA IMPERIALISTA que ahora encuentra apoyo en los ROJOS COMUNISTAS DISFRAZADOS DE SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, los aymaras se encuentran diseminados por toda la amazonia boliviana, ( que se cuiden los brasileños porque estas hordas actuaron con violencia en el pasado tratando de dominar la selva, ahora tienen métodos más persuasivos y les aseguro que las fronteras bolivianas no los detendra, hace 25 años que los aymaras empesaron a radicar en diferentres estados de brasil y desde adentro los que viven en las ciudades junto a los sin tierra brasileños y bolivianos=aymaras=sin tierra desde afuera empezarán su dominación), desde el perú, ecuador chile se aprestan a continuar lo que dejaron a medias sus antepasados, actualmente los qymaras depredadores del medio ambiente que fueron capaces de exprimirle vida a las piedras, no encuentran como subsistir en sus regiones ya que la tierra está muerta, bueno se les presenta la oportunidad, y la están aprovechando, son gente violenta, ávidos de muerte siempre, ya lo escucharon ahora al vice presidente bolivianoaymara, “Uds. con CHICOTE, FUSIL Y DINAMITA, han hecho posible esta constitución”, así nomás es, diría un colla.
    Al articulista le digo que deje de disimular, ahora ya es de frente y sin verguenza, la depredación de las etnias amazónicas es un hecho, ya alienaron a los quechuas, casi lo logran con los cambas, pero ya van despertando a esta relidad y espero se logre poner alto a tanto abasallamiento.
    La tierra es para todos, los collas deben vivir en las mismas condiciones que el resto, pero OJO, NO TIENEN DERECHO A IMPONERNOS SU CULTURA, SU POLÍTICA, SU RELIGIÓN, porque el resto tendremos el derecho de hacer funcionar la LEGÍTIMA DEFENZA.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: