¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

LO QUE NOS DEJÓ FAY.

Con su rumbo extraño, la tormenta tropical Fay atravesó Cuba por Matanzas después de varios días de errático y amenazante avance prácticamente por toda la costa sur de la isla. Ciertamente, el fenómeno no tuvo consecuencias graves para los cubanos, quienes desde Guantánamo a la capital sólo vieron alterados la rutina de la cotidianeidad por las cuantiosas lluvias que trajo la tormenta.
En algunos puntos del centro de la isla, como en la localidad de Agabama, en Sancti Spíritus, se reportaron 462 milímetros de precipitaciones en 24 horas, cifra que ilustra el gran volumen de agua que acompañó al meteoro. Sin embargo, lo ocurrido permitió nuevamente poner a prueba el complejo pero aceitado sistema nacional de Defensa Civil activado con la cercanía de este fenómeno meteorológico.

FUNCIONAMIENTO PERFECTO.

El mecanismo de la Defensa Civil funcionó como un reloj en la isla, pero especialmente en los territorios cercanos a la costa sur, como el municipio habanero de Güines, donde, a pesar de que no sufrió el embate de la tormenta, todas las fuerzas se pusieron en tensión para prevenir el desastre.
Desde que se decretó la fase informativa, las autoridades de ese territorio, donde habitan 69 mil cubanos, activaron los Consejos de Defensa Zonales y centros de evacuación en ocho Consejos Populares de la localidad.
Punto de particular atención fue la sureña playa del Rosario, cuya pequeña comunidad fue prácticamente destrozada hace años por el huracán Wilma. Pero ahora allí ya no vive nadie. A los pobladores del Rosario se les construye, tierra adentro, un centenar de viviendas confortables y resistentes.

PREPARADOS PARA LO QUE VENGA.

Güines es sólo una pequeña muestra de lo sucedido en todo el país, que funcionó otra vez con exactitud para evitar pérdidas humanas, aunque se reportan ligeros daños materiales que aún habrá que cuantificar.
Fay, que tocó tierra por la Península de Zapata en la madrugada de este lunes y salió unas horas después por Cárdenas, en la provincia de Matanzas, es la primera tormenta que azota a Cuba en la actual temporada ciclónica, que se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre.
El meteoro, que causó por lo menos 54 muertos a su paso por Haití y la República Dominicana, sólo dejó en la isla mucha agua y la convicción de nuestro país de que está preparado para lo que venga.
Colaboración de: Raúl Menchaca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: