¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

CONTRARREVOLUCIÓN, DROGAS Y ASESINATOS

El caso de Barry Seal.

Adler Berriman Seal, o “Barry Seal” (16 de julio, 1939 – 19 de febrero, 1986) fue un piloto de la Central Intelligence Agency (CIA) y un traficante de droga, que se convirtió en informante de la Drug Enforcement Administration (DEA).
Su historia oscura lo vincula con algunas de las acciones ejecutadas por la CIA contra Cuba y el conocido escándalo Irán-Contras, donde tenebrosos personajes de la contrarrevolución cubana eran actores protagónicos.
Escudriñando datos de aquí y allá, la historia va revelando la coincidencia en el camino del delito de la CIA, la contrarrevolución cubana, la mafia, el gobierno de Estados Unidos y los narcotraficantes.
El proceder de Barry Seal es parte de esa historia mayor, escondida bajo el sello de TOP SECRET.

LOS INICIOS

Barry Seal, piloto de la CIA vinculado a la contrarrevolución cubana y el narcotráfico

Barry Seal, piloto de la CIA vinculado a la contrarrevolución cubana y el narcotráfico

Barry Seal nació en Baton Rouge el 16 de Julio de 1939. El padre de Seal, mayorista de caramelos, era miembro del Ku Klux Klan.
Desde niño fue un fanático de la aviación. Se convirtió en el piloto más joven de Estados Unidos al hacer su vuelo solitario a los 15 años.
En 1955 Seal se unió a la Civil Air Patrol (CAP) en Baton Rouge. Pronto Seal tomaba parte en los entrenamientos de la Patrulla en New Orleans que era dirigida por David Ferrie. De acuerdo a John Odom, un antiguo miembro de la Patrulla, Seal era compañero de Lee Harvey Oswald durante su entrenamiento. Años después Oswald fue acusado como el ejecutar del asesinato del presidente de Estados Unidos, Jhon F. Kennedy.
Por esa fecha la Patrulla Civil Aérea era un sitio conocido de reclutamiento de la CIA y de la ONI.

SUS PASOS POR LA CIA

Barry Seal empezó a trabajar para la Agencia Central de Inteligencia a mediados de los 1950, después de egresar de la Patrulla Civil Aérea.
“Barry Seal estaba involucrado en la Inteligencia Militar desde sus primeros años… La Inteligencia Militar era el juego principal, con la CIA sólo dando la logística. Barry era un jugador secundario, pero fue un piloto a “contrata” de la CIA ya en 1956 o 1957.”, asegura Tosh Plumlee, quien estuvo vinculado con la Agencia.
En 1958 comenzó Barry Seal a transportar armas a Fidel Castro en contra de la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista en Cuba. En ese momento, una sección de la CIA está apoyando el derrocamiento de Batista sin que los revolucionarios cubanos lo supieran. Sin embargo, la política cambió poco después que Fidel Castro ganó el poder.
Como “cambia casaca”, Seal se dice que participó en ataques aéreos y sabotajes contra el nuevo gobierno revolucionario en Cuba.

ENTRENAMIENTO MILITAR

En diciembre de 1962, Barry Seal se unió al Special Forces Group y empezó a entrenar en la Escuela de Paracaidismo de Fort Benning.
En Mayo de 1963 fue asignado a la compañía D, destacamento de operaciones especiales del Special Forces Group Airborne.
Investigaciones de hace pocos años indican que Seal al parecer estaba en Dallas el día que asesinaron a Kennedy, ya que su esposa Deborah denunció a la justicia que:
“Barry Seal piloteó uno de los aviones de escape desde Dallas después de que JFK fuera asesinado.”[4]

PILOTO CIA EN LA OPERACIÓN 40

Barry Seal fue miembro de la Operación 40, un grupo operativo creado por la CIA antes de la Invasión de Playa Girón y que integraron cubanos de la extrema derecha, entre ellos Luís Posada Carriles y otros que con el tiempo protagonizaron atentados y asesinatos.

Integrantes de la Operación 40 y de la CIA reunidos en México; se asegura que algunos de estos hombres participaron en el magnicidio de Dallas

Integrantes de la Operación 40 y de la CIA reunidos en México; se asegura que algunos de estos hombres participaron en el magnicidio de Dallas

Una memoria gráfica del grupo Operación 40 es la famosa foto tomada en un night-club en México el 22 de enero de 1963, donde todos los que están en la foto trabajaban con dicha operación.
Barry Seal es el tercero a la izquierda. El primero es Félix Rodríguez, quien años después persiguió y asesinó al Che en Bolivia. Entre los dos aparece, nada más y nada menos, que Porter Goss, director de la Agencia Central de Inteligencia a partir del 21 de abril del 2005, nombrado por el presidente George W. Bush.
La foto la tenia la viuda de Barry Seal, piloto de la CIA que trabajo con Luis Posada Carriles y Félix Rodríguez en Ilopango, El Salvador en el trafico de armas y drogas con los contra nicaragüenses.
Algunos afirman que la mayoría de los reunidos en ese night-club participaron en el asesinato de Kennedy.
Por su parte Gerry Hemming afirmó que Barry Seal era miembro de la Operación 40 a principios de los 1960.
Hemming le afirmó al autor, Daniel Hopsicker: “Si, Barry era un operativo CIA de Operación 40. El piloteó un avión con un grupo de asesinos hacia la Isla (Cuba) antes de la invasión para echar a Fidel.”
En 1964 se unió al 245 Batallón de Ingenieros con sede en San Luis. Fue dado de baja en 1966. Poco después se fue a trabajar para Howard Hughes y de la TWA Corporation. Según su biógrafo, Daniel Hopsicker, autor de “Barry y los muchachos”, Seal”se convierte en primer lugar, el capitán más joven de Boeing 707 y, más tarde el joven capitán de un Boeing 747.”
Por su parte Tosh Plumlee afirmó que Barry Seal trabajó con Ted Shackley y la CIA:
“Barry Seal hizo un montón de cosas buenas a finales de los 60. En 67 y 68, fue con Air América, agencia pantalla de la CIA, a Vietnam del Sur y Laos durante las operaciones de búsqueda y destrucción de la Operación Phoenix, trabajando con Ted Shackley y sus muchachos. Había sido contratado por sus relaciones con el “asunto cubano”.
Documentos y datos señalan que Félix Rodríguez y Posada Carriles también participaron en la Operación Phoenix.
El 1 de julio, 1972, Barry Seal fue detenido en Nueva Orleans y acusado de enviar explosivos C-4 a los cubanos anticastristas que operaban en México.
Un avión DC-4 fue aprehendido en el Aeropuerto Regional de Shreveport cargado con casi siete toneladas de plástico explosivo C-4, 3000 metros de mecha y 2600 detonadores eléctricos. James Miller, Richmond Harper, Marlon Hagler y Murray Kessler fueron también detenidos junto a Seal.
Poco después Kessler, socio del Manny Gambino, fue secuestrado en la misma época que los otros fueron arrestados. Su cadáver fue encontrado más tarde en un vertedero de basura de Nueva Jersey.
El DC-4 fue propiedad de James Boy, un conocido colaborador de la CIA. Estos aviones fueron utilizados más tarde por el coronel Oliver North para infiltrar mercenarios y cocaína dentro y fuera de Honduras en lo que se conoce como la Operación Irán-Contras.
El hombre que organizó la trampa a Seal y sus amigos fue Cesario Diosdado, un funcionario con la Aduanas de los Estados Unidos.

NARCOTRÁFICO

Según Deborah Seal, su marido se involucró en el contrabando de drogas en 1975.
El 10 de diciembre de 1979, Barry Seal y Steve Planta fueron detenidos en Honduras, después de llegar de Ecuador, con 40 kilos de cocaína. Los periódicos informaron de que 25 millones de dólares procedentes de la cocaína fueron confiscados y los hombres fueron acusados de tener 17 kilos de cocaína en su poder.
Seal pasó nueve meses en prisión antes de ser puesto en libertad sin cargos. En la cárcel, Barry Seal se reunió con Roger William Reeves, un compañero en el tráfico de drogas, que trabajaba para la familia Ochoa de Medellín.
En 1981, Reeves, gerente de la empresa de Ochoa en Nueva Orleans, presenta a Seal a Félix Bates. Como resultado de eso, Barry Seal comenzó una estrecha relación con los colombianos y pasó a formar parte de lo que llegó a ser conocido como el Cartel de Medellín.
Establecido en 1980, el Cartel de Medellín comenzó sus grandes operaciones cuando Jorge Ochoa convenció a las grandes familias que controlaban la cocaína para contribuir con 7 millones de dólares cada una para la formación de un ejército de 2.000 hombres con el fin de destruir el grupo marxista revolucionario M-19, que estaba causando problemas de los barones de la droga en Colombia. Raíz de los paramilitares que tanta sangre ha cobrado al pueblo de Colombia.
Barones de la droga de los años 80, Jorge Ochoa y Pablo Escobar, comenzaron a trabajar juntos. Se ha estimado que el cártel alcanzaba ganancias de 60 millones de dólares por mes y sus dirigentes, se sumaron a la lista de los hombres más ricos del mundo.
La CIA vio este desarrollo con interés, de ahí que decidió que el Cartel de Medellín se podría utilizar para ayudar a derrotar el comunismo en toda América Latina. Según Leslie Cockburn, agente de la CIA de origen cubano Félix Rodríguez, persuadió al Cartel de Medellín a hacer una contribución de 10 millones de dólares a la contra nicaragüense.
En ese contexto Barry Seal comenzó a traficar con pequeñas cantidades desde Louisiana, cuando se acercaron a él desde la CIA y le pidieron que se trasladara a Mena, Arkansas donde la operación estaría protegida desde el nivel más alto.

Aviones C-123 fueron empleados para las operaciones de narcotráfico

Aviones C-123 fueron empleados para las operaciones de narcotráfico

En forma paralela los oficiales de la CIA le entregaron aviones C-123 Provider. Usando como pantalla a la compañía Air America, la misma con que voló a Indochina, Seal empezó a triangular armas por drogas desde la base de Ilopango, en El Salvador donde las operaciones eran dirigidas en el terreno por Luís Posada Carriles, colocado allí por su amigo y compañero de tropelías Félix Rodríguez, después que el autor de la voladura de un avión civil cubano escapara de una cárcel de Venezuela con ayuda de los contrarrevolucionarios cubanos de Miami.
Félix Rodriguez, agente de la CIA y uno de los ejes del escándalo Irán - Contras

Félix Rodríguez, agente de la CIA y uno de los ejes del escándalo Irán - Contras

Por orden de la CIA, Seal trasladó su base de operaciones de Louisiana a la localidad de Mena, en un oscuro aeropuerto ubicado en una aislada zona de las montañas del oeste de Arkansas. Por esa fecha Seal les dijo a los amigos que una vez obtuvo 1,5 millones de dólares con un solo vuelo de la cocaína. En ese momento Seal trabajaba directamente para Sonia Atala, la “baronesa de la droga” y protegida por la CIA.
También se alegó que Barry Seal manejaba la flota de aviones suministrada por la CIA para avituallar y armar a la Contra, usando pistas clandestinas de Honduras, El Salvador y Costa Rica. Sus aviones también hicieron vuelos de ida y vuelta a las pistas de aterrizaje en las montañas de Colombia y Venezuela… “Su operación de contrabando bien conectada y protegida oficialmente con base en Mena representaron miles de millones de drogas y de armas” asegura Roger Morris -Partners in Power –
Copn la prosperidad del negocio, Seal se compró dos aviones nuevos Beech 200 King Air Craft. Según Daniel Hopsicker, estos fueron comprados por una empresa basada en Phoenix, que actuó como un “frente” de John Singlaub. Esta empresa también era propiedad de Southern Air, una compañía de fachada de la CIA en la que trabajaban William Casey, Richard Secord, Félix Rodríguez y George H. W. Bush.
En marzo de 1984, Seal fue acusado en Fort Lauderdale, Florida, para el contrabando de Metacualona y lavado de dinero. El ex investigador de narcóticos encubierto Stan Hughes dijo a Daniel Hopsicker que: “Cuando Barry se involucró en el tráfico de Metocualona, ya no para el gobierno sino que un negocio personal, el gobierno lo iba a condenar por largos años por lo que intentó a hacer un trato para salvar su pellejo”.
Luego de ser arrestado en 1984 en Fort Lauderdale, Florida por lavado de dinero y contrabando, Seal negoció un acuerdo con la justicia que incluyó su conversión a informante de la DEA y testificar en contra de sus anteriores empleadores colombianos, ayudando a enviar a varios de ellos a la cárcel.
Todo el tiempo que Barry Seal estuvo envuelto en el tráfico de drogas, trabajó también como piloto de aerolínea comercial. Voló en vuelos intercontinentales para TWA hasta que fue despedido luego de su arresto en 1984.
El 19 de Febrero de 1986, Barry Seal fue asesinado en Baton Rouge, Louisiana al frente del edificio del Ejército de Salvación en Airline Hwy donde había concurrido a refugiarse.
Sentado en su Cadillac, fue abordado por dos sicarios que portaban subametralladoras, los que lo ejecutaron al estilo de la Mafia. El día anterior, la Corte de Louisiana, le había prohibido portar armas o estar acompañado de guardaespaldas.
Encontraron en su cadáver una libreta con el número telefónico privado de George H. W. Bush, entonces vicepresidente de Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: