¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

GUSANERA QUEJICOSA

radioComo ratas en barco que se hunde, la gusanera anda por estos días preocupada y de capa caída ante el temor que el “cuerno de la abundancia” proveniente de las arcas del Norte entre en declive y termine por secar el manantial de los dólares.
Necesitados de un protagonismo que justifique su existencia como “luchadores por la libertad de Cuba”, estos cipayos contemporáneos ahora hacen armas contra Radio y TV Martí, acusando a esas plantas de no atender con prioridad a la mal llamada “disidencia”.
Los asalariados de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en la Habana, han decidido un “boicot” contra ambos medios de comunicación “hasta que no existan indicios de una transformación que abra las puertas a un flujo informativo favorable a la audiencia en la isla.”
La perreta de la dólar-disidencia cubana los llevó a presentar una protesta por escrito ante el Departamento de Estado en reclamo de cambios en la programación de ambas plantas, las cuales son interferidas con éxito por técnicos cubanos.
Preocupados porque su “protesta” lleve a un cierre del maná financiero que les llega por su servil actuar en contra del pueblo de Cuba, algunos de los dólar-disidentes se han apresurado en decir que “las alegaciones no deben ser entendidas como un acto de rebeldía, sino como un llamamiento honesto para mejorar el servicio y que al hacerlo todos saldrán beneficiados”.
Creadas con el propósito de subvertir el orden político y social escogido por el pueblo de Cuba, Radio y TV Martí reciben un sustancial presupuesto del gobierno de Estados Unidos.
Desde hace varios años congresistas norteamericanos han solicitado se investigue la efectividad del quehacer de ambos medios de prensa, mientras más de un escándalo por manejos sucios del dinero, las contrataciones de personal y otras tropelías han salido a la luz.
“Estrellas” de la emisora que no se escucha y de la televisión que no se ve, los dólar-disidentes cubanos reclaman cambios que les permitan mantenerse y hacer realidad el viejo dicharacho popular de la época del corrupto presidente republicano José Miguel Gómez: “el tiburón se baña, pero salpica”.

Ver también: El fiasco de Radio/TV Martí ya costó más de 500 millones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: