¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

Economía cubana: buscando la salida

Por: Raúl Menchaca

Acosada por la crisis global, los efectos de un bloqueo implacable y serios problemas estructurales, la economía cubana logró un modestísimo crecimiento del 1,4 en el año que termina.
La caída de las exportaciones en casi un 23 por ciento, que significó dejar de ingresar unos 2 800 de dólares, tensó la cuerda de la capacidad financiera de la Isla.
Por siniestra carambola, cayó también la capacidad de pago y por ende el acceso a créditos.
Las importaciones, que también disminuyeron en 37,4 por ciento, hicieron que dejáramos de comprar unos 9 mil millones de dólares y eso explica, en términos generales, las rachas de desabastecimiento en las tiendas o la falta de materias primas en algunas industrias.
Vivimos los cubanos entonces el 2009 con una economía de supervivencia.

CAMBIOS SIN BULLA.

Durante el año que concluye, la economía nacional vivió cambios con pies de gato, esos que son silenciosos y no hacen mucho ruido al andar.
Un sector que sufrió una gran metamorfosis fue la agricultura, que creció en un 4,5 por ciento, favorecida por un clima benigno y la aplicación de importantes medidas transformadoras.
Alternativas para facilitar el financiamiento, cambios en los precios de los pagos a los productores, estímulo al trabajo y hasta un nuevo reparto de la tierra, dieron un color novedoso a un área cuyo éxito, en última instancia, se decide y mide en las mesas de los cubanos.
En la industria, no se vivieron ajustes similares, aunque se aprobó la Resolución 9 sobre los sistemas de pago, una herramienta para incentivar la producción, pero que aún no se aplica con suficiente efectividad, a pesar de sus potencialidades.

MIRANDO AL 2010

Hace apenas unos días, Raúl anunció en la Asamblea Nacional la realización de transformaciones en la economía cubana, aunque alertó sobre “la necesidad de no apresurarse, pues no tenemos derecho a equivocarnos”.
Y es que como no se avizora un cambio en las condiciones externas que vivimos en el 2009, el país sigue abocado a lo que el propio Raúl llamó “la actualización del modelo económico cubano” y esa parece que será la tónica del nuevo año.
Estimular el trabajo, que es lo mismo que eliminar las restricciones al despliegue de las fuerzas productivas, es vía para alcanzar el modesto crecimiento planificado de 1,9 por ciento.
Los cambios que sin dudas llegarán, sin prisa, pero sin pausa, serán entonces el camino para que en el 2010 la economía nacional acabe de hallar una salida hacia el desarrollo.

Tomado de Radio Reloj

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: