¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

Hielo derretido pone al descubierto base militar norteamericana

Deshielo de Groenlandia saca a la luz secreto norteamericano

Deshielo de Groenlandia saca a la luz secreto norteamericano

Groenlandia . – El deshielo de Groenlandia como consecuencia del calentamiento global sacó a luz la base Camp Century, un depósito secreto subterráneo de basura tóxica que el ejército norteamericano construyó durante la Guerra Fría.

Un informe publicado por la revista Geophysical Research Letters ha revelado la existencia de miles de toneladas y litros de desechos radiactivos, bifenilos policlorados y residuos químicos con un amplio potencial de envenenamiento ambiental.

La investigación del caso corrió por cuenta de un equipo científico dirigido por el profesor William Colgan, de la universidad canadiense de York.

Colgan ha declarado que “hace dos generaciones se enterraban desechos tóxicos en diferentes partes del mundo y ahora el cambio climático está modificando esos lugares”.

Camp Century, la base secreta oculta bajo el hielo

Camp Century, la base secreta oculta bajo el hielo

La base secreta Camp Century estuvo operativa entre1959 y 1966, bajo el código “Proyecto Iceworm” (gusano del hielo), y fue abandonada cuando se verificó la inestabilidad de los hielos circundantes.

El personal militar establecido en el lugar sumaba 200 soldados y se supone que el objetivo central del operativo era verificar la viabilidad de una red de misiles atómicos apuntados hacia la Unión Soviética.

Cuando se abandonó el emplazamiento, fue retirado un reactor nuclear que abasteció con electricidad las obras de construcción y mantenimiento de las instalaciones, pero quedaron en el lugar los residuos radiactivos y los líquidos de enfriamiento.

Los residuos tóxicos incluyen varias toneladas de combustibles descartados, refrigerantes irradiados, líquidos cloacales y bifenilos policlorados (PCBs) dispersos bajo tierra: ocupan una superficie equivalente a cien campos de fútbol.

Los peligrosos PCBs son intercambiadores de calor y fluidos dieléctricos usados en sistemas eléctricos, como transformadores o estaciones rectificadoras, no se degradan en la naturaleza y son reconocidos como inductores del cáncer.

El profesor Colgan declaró a la revista USA Today que “la corteza de hielo de Groenlandia se disuelve a razón de ocho mil toneladas por segundo, lo cual implica millones de litros de agua que fluyen hacia el océano”.

James White, científico climático de la universidad de Colorado, comentó que “todo ese material depositado iba a salir a la superficie alguna vez, y el cambio climático sólo ha acelerado el proceso”.

La construcción de Camp Century fue resultado de acuerdos entre Estados Unidos y Dinamarca, pero la instalación del reactor atómico fue una acción secreta a espaldas del gobierno danés: hoy Groenlandia es una nación independiente.

Se esperaba que la basura radiactiva y todo el resto quedara enterrado allí para siempre, pero su exposición ambiental induciría el envenenamiento de los ecosistemas de la región.

Los investigadores estimaron que la mezcla de efluentes cloacales y líquidos refrigerantes radiactivos suman unos 24 millones de litros diseminados en túneles que cubren alrededor de un kilómetro y medio del terreno.

Las autoridades militares de la época presuponían que las nevadas persistentes en la región serían una tumba que podría durar miles de años.

La carátula oficial del Proyecto Iceworm remitía a “formas de construcción en el hielo” pero no se dispone de información sobre la radicación de misiles atómicos y movimientos de combustible nuclear.

El informe del profesor Colgan consigna además la presencia de 200 mil litros de combustible diésel y varios millares de litros de efluentes cloacales producidos por los 200 soldados durante 7 años.

Ante la Unión Geofísica Norteamericana, el doctor Colgan manifestó sobre Camp Century: “una vez que la nieve y el hielo comiencen a derretirse, será apenas una cuestión de tiempo la dispersión irreversible de los desechos allí acumulados”.

La construcción del emplazamiento fue una hazaña tecnológica situada a 1.300 kilómetros del Polo Norte, con temperaturas por debajo de cero.

La investigación destaca que la base fue construida ostensiblemente como una experimentación científica, pero que no hay modo de saber el contenido secreto de un plan para montar una red de lanzamiento de cohetes atómicos.

Tomado de  Imneuquen.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: