¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

Archivos por Etiqueta: CIA

La CIA puede estar detrás de la enfermedad de Hugo Chávez

Los asesinatos científicos son parte del plan de la CIA

CIA - Estados Unidos

CIA – Estados Unidos

WAYNE MADSEN / Aporrea.org – El periodista Rory Carroll del diario The Guardian, autoproclamándose especialista en el tema Venezuela, de manera oblicua ha lanzado graves acusaciones en torno a que el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías fue asesinado empleando un armamento biológico producido en Estados Unidos dentro del mismo rango de los “teóricos conspirativos que indagan acerca de extra terrestres en la localidad de Roswell o que la NASA fabricó las fotografías del aterrizaje en la Luna.” Cierto número de venezolanos y funcionarios internacionales creen que un enemigo de manera encubierta introdujo una forma agresiva de cáncer en el organismo del presidente de 58 años de edad.Carroll también señaló que el mismo Chávez creía que el cáncer que acabó con la vida algunos líderes de América Latina, incluyendo al presidente argentino, Néstor Kirchner a quien se le diagnosticó cáncer al colon, al presidente brasileño, Luiz Inázio Lula da Silva, quien fue tratado por un cáncer a la garganta, fueron víctimas de un complot de la CIA dirigido contra líderes de izquierda. Curiosamente, Carroll sugiere que el ex presidente de izquierda de Uruguay, Tabaré Vázquez, también se recuperó de un cáncer. De hecho, Vázquez nunca tuvo cáncer, además que él es un reconocido oncólogo educado en Francia. Si el ex presidente del Paraguay, Fernando Lugo, quien el año 2012 fue derrocado por un golpe de derecha apoyado por la CIA, se le diagnosticó un linfoma, cáncer al sistema inmunológico. Carroll sencillamente proclama que como los tres ex líderes se recuperaron no habría tal historia de armamento biológico cancerígeno que involucre a Estados Unidos. Leer más de esta entrada

Anuncios

La Casa Blanca está detrás de Capriles Radonski

Henrique Capriles“Detrás del candidato presidencial de la derecha venezolana, Henrique Capriles, está la Casa Blanca de Washington que lo asesora para mostrar una imagen de reformista, demócrata y popular”, afirmó el reconocido sociólogo estadounidense James Petras.

En declaraciones que publica el diario digital El Ciudadano, el destacado intelectual señaló que el postulante de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) tiene “el respaldo incondicional del presidente de Estados Unidos (Barack Obama)”, frente al masivo respaldo popular al mandatario Hugo Chávez. Leer más de esta entrada

La CIA trata de desestabilizar a Venezuela

Agencia central de InteligenciaUn plan de desestabilización para Venezuela ante una victoria de Hugo Chávez en las elecciones del domingo, es preparado desde la Embajada de Estados Unidos en Caracas, denunció el sitio digital Contrainjerencia, el cual es replicado por varios sitios de Internet. Leer más de esta entrada

La CIA ejecutó al Che en Bolivia

Dos abogados estadounidenses presentaron un nuevo libro sobre la muerte del Che Guevara, con documentos del gobierno nunca antes publicados que revelan con mayor precisión la participación de la CIA en la muerte del líder revolucionario.
El libro ‘¿Quién mató al Che? ¿Cómo la CIA pudo encubrir un asesinato?’, escrito por Michael Ratner y Michael Steven Smith, sostiene que la Agencia central de Inteligencia (CIA) no solo ‘sabía y aprobó la ejecución, sino que fue instrumental para que pasara’.
La obra rechaza la versión de que el Che fue muerto por miembros del Ejército boliviano, pese a que el gobierno de Estados Unidos quería mantener vivo al revolucionario, y revela evidencia que muestra ‘que fue la CIA quien mató al Che’.
‘Tener este libro en este momento, en que los asesinatos y las ejecuciones ilegales cunden en el mundo, resulta muy oportuno, por lo que estoy muy agradecido con el trabajo de los investigadores’, dijo Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, en una llamada telefónica durante la presentación.
En la presentación organizada la víspera por la Misión de Cuba ante Naciones Unidas, Alarcón también explicó que la investigación sobresalía por su extensiva documentación y evitar repetir las tesis sostenidas por otros autores sobre las circunstancias que rodearon la muerte del Che.
El libro, publicado en inglés por la editorial OR Books, será presentado en los próximos meses en La Habana, cuando esté disponible la edición en español, de acuerdo con fuentes de la Misión de Cuba.
La investigación aporta nuevos datos sobre la muerte del Che, aunque también ofrece nuevos detalles sobre la vida de uno de los personajes más emblemáticos de la cultura latinoamericana del siglo XX.
En la contraportada, la periodista Amy Goodman fundadora del proyecto !Democracy Now! , apuntó que la publicación de la obra no podía ser más oportuna, en especial en una época donde abundan las operaciones militares que tienen como misión ‘capturar y matar’ al enemigo.
Por su parte, el abogado Ratner explicó que el Che ‘sigue siendo una inspiración en el mundo, desde la Primavera Arabe hasta el movimiento de Ocupa Wall Street, porque no solo hablaba sino que intentaba hacer un cambio.
Y eso inspira a todos los que creemos que un mundo mejor es posible’. (Notimex)

Osama Bin Laden murió hace más de 10 años

Este artículo del escritor estadounidense David Ray Griffin, profesor emérito de filosofía de la religión y la teología, publicado en Global Research en 2009, afirma que Bin Laden murió de insuficiencia renal hace más de 10 años y que todos sus mensajes en video y audio de la última década fueron patrañas

Osama Bin Laden: ¿Muerto o Vivo?

¿Todavía está vivo Osama Bin Laden? Me he ocupado de esta pregunta en un pequeño libro reciente titulado “Osama Bin Laden: ¿Muerto o vivo?” Este artículo [escrito en octubre 2009] resume las cuestiones principales de ese libro.

Desde la transferencia del poder de la administración Bush a la administración de Barack Obama, la cuestión de si Bin Laden está muerto o vivo ha llegado a ser más importante.

Pese a que George W. Bush dijera su famosa frase “quiero a Osama Bin Laden ‘vivo o muerto’”, claramente no hizo nada serio para lograrlo. Además de indicar que no fue informado sobre Bin Laden, lo demostró enviando a Iraq la mayor parte de los recursos militares de Estados Unidos. Por supuesto, Bush podría mantenerse despreocupado sobre Bin Laden porque sabía que, además de no tener nada que ver con el 11/9, de todos modos estaba probablemente muerto.

No sé qué piensan sobre estas materias el presidente Obama y su gente, pero su retórica presupone que Bin Laden era responsable de 9/11 y todavía está vivo. En noviembre de 2008, por ejemplo, una historia del Washington Post dijo: “Presidente electo Barack Obama… se propone renovar el compromiso de Estados Unidos en la cacería de Osama Bin Laden”. … ‘Ése es nuestro enemigo’, dijo un consejero sobre Bin Laden, ´y él debe ser nuestro blanco principal’”.

En su domicilio de la Casa Blanca, el 27 de marzo de este año (2009), el presidente Obama dijo: “Al Qaeda y sus aliados -los terroristas que planearon y apoyaron los ataques del 11/ 9- están en Pakistán y Afganistán. Múltiples estimaciones de inteligencia han advertido que Al-Qaeda está planeando activamente ataques contra la patria de Estados Unidos desde su seguro asilo en Pakistán. … Al-Qaeda y sus aliados extremistas se han movido a través de la frontera a áreas remotas de territorio paquistaní. Esto incluye casi ciertamente la jefatura de Al-Qaeda: Osama Bin Laden y Ayman al-Zawahiri.”

Obama ha apelado regularmente a estas estimaciones de inteligencia, que invariablemente han demandado que Bin Laden está oculto en Pakistán, en alguna parte a lo largo de la frontera con Pakistán. Esta afirmación se utilizó para justificar la extensión de la actividad militar de Estados Unidos en Pakistán, con el resultado que la gente ahora habla de la “guerra de AfPak”.

Una manera de argumentar contra esta guerra es señalar que, si estos expertos de inteligencia ni siquiera saben si Bin Laden está vivo, ciertamente no pueden saber dónde está y qué está pensando. De seguro hay otros buenos argumentos contra esta guerra y muchos críticos están haciendo sus alegatos. Pero señalar que casi con certeza Bin Laden está muerto, abre una discusión que va al corazón del análisis público razonablemente articulado sobre esta guerra.

Por supuesto, otra manera de argüir contra esta guerra sería señalar que Bin Laden no tuvo nada que hacer con el 11/9. Pero aunque nuestro propio FBI admitió que “no tiene ninguna evidencia clara que conecte a Bin Laden con el 9/11”, una gran parte grande de la población norteamericana ha sido acondicionada para rechazar cualquier revisionismo de la versión oficial acerca del 11/9. Como vimos recientemente en “el affair Anthony K. “Van” Jones” [Consejero Especial para “empleos verdes” despedido de la Casa Blanca], se considera impropia para el servicio público a la gente que alguna vez firmó algún documento sugiriendo que la versión oficial del 11/9 pudo no estar completamente ajustada a la verdad.

Mi pequeño libro sobre Bin Laden era primariamente para la gente que, además de asumir que éste era responsable de los ataques del 11/9, también cree que la guerra de AfPak se justifica porque necesitamos evitar que planee otro ataque. Mucha de esta gente se dará vuelta contra la guerra si llega a enterarse de pruebas convincentes de que este personaje está casi ciertamente muerto. Hay considerables pruebas para esta conclusión. Estas pruebas son de dos tipos: evidencias objetivas y testimonios.

Pruebas objetivas de que Bin Laden está muerto

Las evidencias objetivas incluyen los siguientes hechos:

Primero, hasta el mediodía del 13 de diciembre de 2001, la CIA estuvo interceptando regularmente mensajes entre Bin Laden y su gente. En aquel momento, sin embargo, los mensajes pararon repentinamente y la CIA nunca volvió a interceptar otra vez algún mensaje.

En segundo lugar, el 26 de diciembre de 2001, un importante periódico pakistaní publicó una información con la historia de que Bin Laden había muerto a mediados de diciembre, añadiendo:

“Un miembro prominente del movimiento afgano del Talibán… indicó… que él mismo había asistido al entierro de Bin Laden y vio su rostro antes de la sepultación”.

Tercero, Bin Laden tenía una enfermedad al riñón. Lo habían tratado para atendérsela en el hospital norteamericano de Dubai en julio de 2001, oportunidad en que adquirió, según se informa, dos máquinas de diálisis para llevárselas. Si usted se ha preguntado alguna vez qué hacía Bin Laden durante la noche anterior a los ataques del 11/9, las noticias de CBS divulgaron que recibía tratamiento de diálisis del riñón en un hospital de Pakistán. Y en enero de 2001, el Dr. Sanjay Gupta dijo que -observando un vídeo de Bin Laden hecho a finales de noviembre o principios de diciembre de 2001- éste parecía estar en las últimas etapas de una insuficiencia renal.

Cuarto, en julio de 2002, CNN divulgó que habían capturado a los escoltas de Bin Laden en febrero de ese año, añadiendo: Las “fuentes creen que si capturaron a los escoltas lejos de Bin Laden, es probable que el hombre más buscado en el mundo esté muerto.”

Quinto, desde 2001 Estados Unidos ofrece una recompensa de 25 millones de dólares por cualquier información que conduzca a capturar o a matar a Bin Laden. Pero esta oferta de recompensa no ha producido como resultado ninguna información, aunque Pakistán tiene mucha gente desesperadamente pobre, y sólo la mitad muestra su apoyo a Bin Laden.

Pruebas testimoniales de que Bin Laden está muerto

Además de estas evidencias objetivas, recogimos considerables testimonios en 2002, de gente en posición de saber que Bin Laden estaba probablemente muerto, o casi. Esta gente incluía a:

• Presidente Musharraf de Pakistán;
• Dale Watson, jefe de la unidad de contraterrorismo del FBI;
• Oliver North, quien dijo: “Estoy seguro que Osama está muerto. Y lo está el resto de individuos que permanecían en contacto con él”;
• Presidente Hamid Karzai de Afganistán;
• Fuentes del interior de la inteligencia israelí, que dijeron que cualquier nuevo mensaje de Bin Laden era “probablemente fabricación”;
• Fuentes de adentro de la inteligencia paquistaní, que dieron por “confirmada la muerte… de Osama Bin Laden” y “atribuyó las razones tras el ocultamiento de noticias de Washington sobre su muerte al deseo de los halcones de la administración norteamericana de utilizar el miedo a Al-Qaeda y el terrorismo internacional para invadir Iraq”.

Por esta razón, quizás, las historias sobre el fallecimiento de Bin Laden se extinguieron en gran parte a finales de 2002, cuando Estados Unidos multiplicaba su ataque contra Iraq. De entonces hasta ahora, hubo pocas de tales historias.

Recientemente, sin embargo, dos ex oficiales de inteligencia han hablado hacia afuera. En octubre de 2008, el ex oficial de la CIA Robert Baer sugirió al paso, durante una entrevista en la Radio Pública Nacional, que Bin Laden no estaba más entre los vivos. Cuando le pidieron a Baer precisar esto, dijo: “Por supuesto, él está muerto”.

En marzo de 2009, el ex oficial del servicio exterior Ángel Codevilla publicó un artículo en el American Spectator titulado “Osama Bin Elvis”. Explicando su título, Codevilla escribió: “Siete años después de que Bin Laden hiciera su última aparición comprobable en vida, hay más pruebas de la presencia de Elvis entre nosotros que de la suya”.

Éste es un excelente artículo. Solamente tiene un defecto serio. En 2007, Benazir Bhutto, siendo entrevistada por David Frost, se refirió a Omar Sheikh como “el hombre que asesinó a Osama Bin Laden”. Codevilla citó esta declaración como la evidencia más certera de que Bin Laden estaba muerto. Pero Bhutto tuvo simplemente un lapsus linguae: Ella quiso referirse “al hombre que asesinó a Daniel Pearl” [periodista de The Wall Street Journal secuestrado y asesinado en Pakistán], que es una manera estándar de aludir a su asesino, Omar Sheikh [alias “Mustafa Muhammad Ahmad”]. El lapsus fue aclarado el día siguiente, cuando la primera ministra le dijo a CNN: “No pienso que el general Musharaf sepa personalmente donde está Osama Bin Laden”. Diez días después, hablando por NPR, Bhutto divulgó que le preguntó al policía asignado para vigilar su casa: “No debe usted buscar a Osama Bin Laden?” Dejando de lado este defecto, el artículo de Codevilla proporciona buen apoyo a la extendida creencia de que un Bin Laden vivo no se sostiene por las pruebas.

¿Y los “mensajes de Osama Bin Laden”?

Mucha gente, por supuesto, asume que hay muchas pruebas de que Bin Laden está todavía vivo, a saber, las docenas de cinta con “mensajes de audio y video de Bin Laden” que han aparecido desde 2001. Estas cintas proporcionan buenas pruebas, sin embargo, sólo si son auténticas. El capítulo más largo de mi libro se dedica a responder esta pregunta.

En primer lugar, muestro que la tecnología para hacer cintas audio y video falsas ahora está tan avanzada que incluso los expertos pueden ser engañados. Y aunque la prensa regularmente nos diga que las agencias de inteligencia han autenticado la última cinta de Bin Laden, es virtualmente imposible demostrar que una cinta pueda ser auténtica.

También fue obviamente fabricado “el vídeo de la sorpresa de octubre”, que apareció el 29 de octubre de 2004, justo a tiempo para ayudar a George W. Bush a conseguir ser reelegido. Una pista de que fue una falsificación, independientemente de su sincronización, fue proporcionada por su lenguaje. Los mensajes reales de Bin Laden estaban saturados de referencias a Alá y al profeta Mahoma. Pero en este “vídeo de la sorpresa de octubre”, raramente menciona a Alá y el único “Mohammad” aludido fue Mohamed Atta. También, mientras los mensajes indudablemente auténticos de Bin Laden describieron acontecimientos mundanos que por lo menos le permitieron invocar a Alá, el audio de este “vídeo de la sorpresa de octubre” dio una cuenta puramente secular de acontecimientos, incluso diciéndole a la gente norteamericana: “Su seguridad está en sus propias manos”.

El vídeo más obviamente falso es uno que, apareciendo en 2007, resulta idéntico al “vídeo de la sorpresa de octubre” de 2004, salvo que la figura de Bin Laden ahora tenía una barba totalmente negra, llevándome a llamarlo el vídeo “del terrorista Barba Negra”. Aunque los expertos intentaran, con caras serias, explicar por qué Bin Laden pudo haberse teñido la barba, o ponerse una barba falsa, este vídeo fue tratado con más respeto que el merecido por otro de YouTube que mostraba a un actor que llevaba una barba muy larga y muy negra, mientras decía:

“Hola, tanto tiempo sin vernos. Soy yo, Osama Bin Laden. Y este [mensaje] no se confundirá con el anuncio publicitario de tintura de pelo sólo para hombres. …. Hago este vídeo para probarle al mundo que todavía vivo y pateo”.

Este vídeo es muy divertido. Pero no hay, por supuesto, nada divertido en el hecho de que los vídeos falsificados de Bin Laden se hayan utilizado obviamente, y todavía se estén utilizando, para justificar la guerra de AfPak, que continúa matando a centenares de docenas, si no de cientos, de gente inocente cada semana, incluyendo mujeres y niños que asisten a bodas y a entierros.

Conclusión

Si mi pequeño libro, mostrando que Bin Laden ha estado probablemente muerto hace tiempo, puede ayudar a acortar esta guerra, el texto responde a su propósito principal.

Otra cuestión principal, a la que dedico todo un capítulo, es que estas falsificaciones de cintas de Bin Laden parecen ser simplemente una porción de una extensa operación de propaganda, en que la inteligencia militar de Estados Unidos está utilizando ilegalmente fondos provenientes de los impuestos para hacer propaganda ante el público norteamericano con el objetivo de fomentar la militarización de Estados Unidos y de su política exterior.

Espero que mi pequeño libro estimule el movimiento por la verdad del 11/9, junto con el movimiento pacifista en general, para tomar con más fuerza la tarea de exponer este esfuerzo de propaganda, que devora cada vez una porción mayor de nuestros fondos de contribuyentes.

Fuentes: Global Research y http://hamsayeh.net/middle-east/638-osama-bin-laden-dead-or-alive.html

Artículo relacionado: Bin Laden murió en 2001 y el 11 de septiembre es una bandera falsa

Estados Unidos: Apostando por el “clip”

Si algún “mérito” se le puede conceder a las administraciones norteamericanas en su empeño por derrocar a la Revolución Cubana, es saber adaptar sus estrategias de hostigamiento y subversión a los tiempos que corren.

En la década del 60 del pasado siglo se jugaron la carta de la violencia y la subversión interna y externa. Sabotajes, infiltraciones de armas y equipos, el fomento de una red de organizaciones contrarrevolucionarias, bandas de alzados y la invasión por Playa Girón son elementos de aquella historia, fracasada por la firmeza y dignidad del pueblo de Cuba que supo enfrentar a pie firme la embestida.

Paralelo con esa estrategia de terror y muerte, también apostaron por ahogar la economía cubana, con la peregrina idea de rendir a los cubanos por hambre y enfermedades imponiendo un férreo y obsesivo bloqueo económico, obstaculizando y persiguiendo cualquier transacción tecnológica, financiera o comercial con destino a la mayor Isla del Caribe.

Agrupados en las más disímiles organizaciones, muchas de ellas pantallas de la CIA, los norteamericanos desataron una ola de acciones con base desde el exterior, así embajadas, oficinas comerciales y representaciones cubanas en el extranjero fueron blanco del odio imperial, proceso que tuvo su punto más alto con la voladura en pleno vuelo en 1976 de un avión de pasajeros con 73 personas a bordo.

Otra nueva cara en la guerra sucia contra Cuba, fue el momento de la introducción de agentes patógenos y el fomento de los grupos de derechos humanos.

Desde laboratorios norteamericanos salieron los gérmenes de la fiebre porcina, el dengue hemorrágico, la conjuntivitis, el moho azul del tabaco, el trip palmi y otros patógenos que han hecho blanco en la salud de las personas, plantas y animales y que han obligado a Cuba a buscar recursos y medios para enfrentarlos.

La década del 80 marcó la aparición a nivel global del concepto de derechos humanos; fue bajo la administración Carter que el termino se acuño, surgiendo en Cuba los primeros grupos de la disidencia interna, autoproclamados defensores de esos derechos.

Conformado por una plantilla mínima de integrantes, pero amplificados en sus acciones por la prensa occidental, esa red de grupúsculos está marcada por su apego a la Oficina de Intereses de los Estados Unidos (SINA) en La Habana, devenida en cuartel general de la subversión.

Interesados más que nada en la paga, esos “disidentes” encontraron en Radio Martí y otras emisoras de la Florida una plataforma de difusión de sus ideas y aspiraciones, llenando el éter de mentiras y sobredimensionando sus acciones, siempre con los ojos fijos en el cheque con billetes verdes provenientes del norte.

Desprestigiadas, divididas entre sí y con ansias de protagonismo, esas organizaciones de disidentes han ido dando paso a nuevas formas de subversión, ajustadas a los tiempos que corren.

Las nuevas tecnologías y la guerra

En lo que se puede considerar como el primer acto en el mundo de la guerra cibernética, en la década del 80 la CIA introdujo un software defectuoso en el sistema de operación del nuevo gasoducto transiberiano que debía llevar gas natural desde los yacimientos de gas de Urengoi en Siberia a través de Kazajstán, Rusia y Europa oriental provocando grandes pérdidas a la entonces URSS, después llegó el conocido ataque cibernético a Estonia, que mantuvo fuera de servicio a los servidores de esa nación por casi un mes, dejando al pairo a la economía y los sistemas de defensa.

Bajo la administración de George W. Bush ese proyecto adquirió un notable impulso, cuando firmó una orden secreta en julio de 2002 que estableció directrices para determinar cuándo y cómo EE.UU. atacaría sistemas informáticos extranjeros.

En esa línea de acción, el entonces Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, aprobó un plan de 74 páginas denominado “Operaciones de Información” donde se diseñan las ideas esenciales para desarrollar capacidades para una guerra cibernética. Casi 8 años después de su redacción, las secciones de guerra cibernética del plan de Rumsfeld siguen siendo secretas.

El general norteamericano de tres estrellas Robert J. Elder en declaraciones públicas definió el nuevo concepto de agresión cuando dijo “Hasta hoy hemos estado a la defensiva. El cambio cultural es que pasamos a la ofensiva y vamos a tratar al ciberespacio como un ámbito de combate (…).” Más adelante sentenció “Vamos a desarrollar, junto con las universidades, guerreros ciberespaciales que sean capaces de reaccionar ante cualquier amenaza las 24 horas del día, durante los siete días de la semana…”, de esa manera queda claro que los EE.UU están en el camino de la ciberguerra contra aquellos que consideran sus enemigos o potenciales adversarios.

La USAID y la guerra cibernética contra Cuba

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, conocida por sus siglas en inglés USAID, es una dependencia del Departamento de Estado y canal para enrumbar finanzas hacia proyectos de desestabilización, que en el caso de Cuba se respalda con millones de dólares.

Con la intención de provocar una “transición a la democracia”, o un “cambio de régimen”, en la Isla desde 1999 la USAID implementó un programa destinado a esos fines en Cuba.

En su estrategia contra La Habana, la USAID paga a medios de comunicación y periodistas para manipular y distorsionar la realidad cubana ante la opinión pública internacional, mientras infiltra y difunde información falsa dentro de Cuba.

Ante la falta de credibilidad y la inoperancia de Radio y Tv Martí, la USAID apostó por la Internet como su nuevo campo de acción, estableciendo un vínculo con Cubanet, uno de los primeros sitios emplazado en la red de redes para tratar de minar la credibilidad de Cuba.

Durante todos estos años el flujo financiero hacia Cubanet y otras plataformas digitales ha crecido. Documentos recién desclasificados indican que desde el 2005 se autorizó el envío de “fondos privados” a Cuba que no provenían de la USAID o de otra agencia estadounidense, para avanzar con los objetivos del Acuerdo con Cubanet y otras entidades. Bajo esa estrategia se trata de ocultar o disfrazar el flujo financiero para la propaganda anticubana, que tiene como receptores a Organizaciones No Gubernamentales, actores de la “sociedad civil” cubana, sitios de Internet, “periodistas independientes”, blogueros y otros voceros de la llamada “disidencia”.

El actual gobierno norteamericano ni por un segundo ha desechado su interés de hacer fracasar la Revolución cubana.

Ahora la estrategia se ajusta a las nuevas tecnologías, donde Internet se perfila como el nuevo campo de acción.

En su esfuerzo por deshacer el régimen político y social escogido por los cubanos, el imperio ha puesto sus ojos en la juventud, conocedor que es el principal receptor y usuario de las nuevas tecnologías de la información.

En esa estrategia hacen esfuerzos en tres líneas principales: crear una ciber-disidencia, establecer redes paralelas de trasmisión de datos y la formación de nuevas figuras con liderazgo que pueden en un momento movilizar masas.

Resultado de esa línea de subversión es el proyecto de desarrollo de blogs con un mensaje subversivo y contestatario, donde la figura de Yoani Sánchez se presenta como la cara más visible.

Con un soporte tecnológico amplio, reproducción múltiple en la red y amplio financiamiento, el proyecto de Generación Y actúa como locomotora de toda una estrategia al cual tratan de sumar otros blogs de igual corte, algunos redactados desde Cuba y otros fuera de las fronteras de la Isla.

Lanzada de la nada al “estrellato”, Yoani Sánchez también inaugura una nueva formula en el financiamiento de la contrarrevolución. Devenida en la más multipremiada bloguera del planeta, la entrega de esos galardones por las más diversas organizaciones, camuflaja el flujo de dinero para financiar esos planes desestabilizadores, esfuerzo donde no solo participa la SINA y al que se han sumado algunas representaciones diplomáticas de países occidentales radicadas en La Habana.

Paralelo con estos trajines subversivos, las agencias de inteligencia de Estados Unidos apuestan por crear redes de trasmisión de datos que violando las normas internacionales en ese campo, permitan trasmitir y recepcionar datos y materiales digitales sin pasar por el control del Estado cubano.

Inspirados en las llamadas “revoluciones de colores” donde mensajes y acciones desde la red fomentaron la subversión y crearon las condiciones para cambios políticos en determinados lugares, en Cuba están apostando por la creación de redes con tecnología de última generación y comunicación satelital, que puedan servir de soporte para la cibe-disidencia.

Empleando agentes que viajan a la Isla e introduciendo equipos de contrabando, el proyecto intenta hacer funcionar redes que garantice la conexión a Internet a los nuevos “opositores”, dotándolos de computadoras, equipos de conexión, teléfonos celulares y otros artefactos de moderna factura.

Conocedores del impacto que están teniendo las redes sociales en la comunicación contemporánea e insertada en toda esa estrategia de ciber-disidencia, también apuestan por colocar en las principales redes de ese tipo líneas de mensaje con intensiones políticas y subversivas. Hoy Facebook, Twitter y Youtube son escenario de un combate ideológico encaminado a desmontar a la Revolución cubana.

Sin renunciar a los viejos métodos y sin desechar a la vieja y desprestigiada disidencia cubana, el combate ideológico de hoy encuentra su nuevo escenario en la Internet donde se esta dando la nueva confrontación de ideas.

Agente de la CIA implicado en Golpe de Estado en Ecuador

El prófugo de la justicia cubana y agente de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), Carlos Alberto Montaner está implicado en el intento de Golpe de Estado fraguado el 30 de septiembre en Ecuador contra el gobierno de Rafael Correa.
Durante una entrevista concedida al periodista hispano-francés Ignacio Ramonet, el mandatario ecuatoriano acuso a Montaner de participar junto al ex-presidente Lucio Gutiérrez, el coronel Mario Pazmiño y varios banqueros en una reunión en Miami, donde se proyectó el Golpe de Estado.
“Ahí hablaron claramente: para que se acabe el Socialismo del Siglo XXI hay que acabar con Rafael Correa. Entonces, a la altura de este camino, no creemos en casualidades. Esas declaraciones fueron hechas una semana antes de que ocurriera el 30 de septiembre”, aseguró Correa en referencia a lo discutido en la reunión de Miami.
Radicado en España, Carlos Alberto Montaner es un conocido agente de la CIA, participante de múltiples planes contra Cuba y otros gobiernos progresistas de América Latina.