¡Verdades de Cuba!

Informaciones, comentarios, reportajes, entrevistas, análisis acerca de Cuba y el mundo.

Archivos por Etiqueta: Rusia

Vuelo MH370, un enigma por resolver

Avión de la Malaysia Airlines

Avión de la Malaysia Airlines

Por: Noel E. Martínez

El anuncio del gobierno de Malasia que el avión civil de la Malaysia Airlines sigue sin aparecer y que se da por perdido en aguas del océano Índico y sus 239 ocupantes se declaran muertos, ha sonado como una bomba en medio de la noche, pero van surgiendo nuevas interrogantes y elementos que hacen suponer que algo raro y oscuro se esconde detrás de la misteriosa desaparición del Boeing 777-200ER que cubría la ruta entre Kuala Lumpur y Beijing.

Mientras los grandes medios de prensa se concentran en trasmitir informaciones de las operaciones de búsqueda del aparato y los posibles avistamientos de objetos y partes que pueden ser despojos del avión, medios de información alternativos miran hacia otro ángulo y están dando claves de una operación de inteligencia que puede estar detrás de la desaparición del vuelo MH370.

La primera alarma en ese sentido se produjo hace poco más de una semana, cuando un sitio en Internet, basado en un informe de la Dirección de Inteligencia del Cuerpo del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas (GRU) de Rusia dijo que los especialistas rusos permanecen “desconcertados” luego que la Marina de los Estados Unidos “capturó y luego desvió” un avión civil de Malaysia Airlines desde su trayectoria de vuelo prevista, hacia su vasta y altamente secreta base del Océano Índico situada en el atolón de Diego García.

El propio sitio indicaba que el vuelo 370 estaba ya bajo “vigilancia” del GRU (Ministerio de Defensa ruso) después de haber recibido un aviso de “muy sospechoso” por una carga que se había remitido al Océano Índico, a la República de Seychelles y que había estado previamente en un barco de bandera estadounidense, el MV Maersk (Alabama).

Leer más de esta entrada

Anuncios

LA GRAN INCOGNITA: ¿PODRAN DESINTEGRARSE LOS ESTADOS UNIDOS?

Igor Panarin, académico e investigador ruso

Igor Panarin, académico e investigador ruso

Gran repercusión está teniendo en medios de prensa, blog y sitios de Internet las declaraciones del académico e investigador ruso Igor Panarin, quien alerta sobre una posible desintegración de los Estados Unidos como nación, para dar paso al menos a cinco nuevos estados.
Según el decano de la facultad de Relaciones Internacionales de la Academia Diplomática de Rusia y especialista en ciberguerra, la crisis económica que hoy afecta a Estados Unidos puede funcionar como detonante para desmembrar la unión que cohesiona al territorio norteamericano, ataduras que según su apreciación son endebles y susceptibles de romperse por las contradicciones internas que ya se generan en esa sociedad.
Estados Unidos puede desintegrarse bajo el peso de la crisis estructural y dar paso a cinco nuevos estados

Estados Unidos puede desintegrarse bajo el peso de la crisis estructural y dar paso a cinco nuevos estados


Igor Panarin sustenta su tesis en el débil papel que cada día desempeña Estados Unidos como rector de la economía y las finanzas mundiales, a partir de un derrumbe del valor e influencia de dólar, frente a un creciente repunte de China y Rusia como nuevas potencias.
Según el académico ruso, las limitaciones económicas internas, la búsqueda de alternativas a partir de los Estados y no del poder Federal, unido a la existencia de dos grandes bloques políticos con tendencias dispares dentro de la sociedad Norteamérica pueden funcionar como catalizador para una desintegración de los Estados Unidos, que llevaría a un cambio radical en el mapa de esa nación, conformando cinco países distribuidos geográficamente en la costa del Pacífico, Texas, los actuales estados del centro y dos más en la franja costera del Atlántico.
“…la fuerza destinada a destruir Estados Unidos tendrá naturaleza financiera y económica a partir del dólar que no tiene ningún respaldo y es una moneda carente de valor. La deuda externa de EE.UU. ha crecido y crece con la dinámica de un alud, desde una deuda casi cero a comienzos de 1980, hasta 2 billones de dólares en 1998 cuando expuse mi informe. Ahora esa deuda supera los 11 billones de dólares, y es una típica pirámide financiera que irremediablemente se derrumbará….”, aseguro el académico ruso. Leer las declaraciones y el análisis completo de Igor Panarin: PINCHAR AQUÍ

DIMITRI A. MEDVEDEV

Reflexiones de Fidel Castro Ruz

fidel-castro-hugo-chavez-cuba-22Lo había observado durante las numerosas actividades que como Presidente de la Federación Rusa ha realizado durante las últimas semanas, a partir de la agudización de la crisis financiera que azota al mundo. La Federación Rusa es uno de los más poderosos Estados de la comunidad internacional a pesar de la desintegración de la URSS.
En sus intervenciones, el Presidente ruso se caracteriza por la precisión, claridad y brevedad de sus palabras. No hay tema que eluda, ni pregunta que deje sin responder. Posee conocimientos amplios. Persuade a los oyentes. Quienes discrepan lo respetan.
Expresó sus deseos de conversar conmigo durante su visita. Fue para mí un honor, y tuve la seguridad de que sería un encuentro agradable.
Los últimos meses han sido de sorprendentes cambios y situaciones nuevas. Los yanquis lanzaron sus acciones ilegales sobre Osetia del Sur y Abjazia, dos países que no tienen nada que ver con Georgia, armada hasta los dientes por los Estados Unidos, que alentaron y prepararon a los hombres y suministraron las armas para atacar a las fuerzas rusas que legalmente estaban allí para evitar los derramamientos de sangre que se estaban produciendo, un hecho reconocido por la comunidad internacional y pendiente de solución. De la aventurera guerra de Iraq se movían, como refuerzo de los atacantes, dos mil mercenarios georgianos al servicio de la infame guerra de conquista yanqui en busca de petróleo.

Dimitri A. Medvedev, presidente de Rusia

Dimitri A. Medvedev, presidente de Rusia

La voz serena, pero firme de Medvedev, recién electo presidente de la Federación Rusa, se hizo sentir con fuerza.
Otro cambio importante fue la elección del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de piel negra, cansado de la carnicería implantada en Iraq por Bush, y sobre todo disgustado con la forma errática con que este enfrentaba y agudizaba la crisis financiera, cada vez más grave y potencialmente más peligrosa para la economía de ese país y del mundo.
Los hechos tenían lugar simultáneamente con las elecciones generales en Paraguay y el Referendo en Ecuador, ambos de gran trascendencia; las elecciones regionales en Nicaragua, y de modo especial en Venezuela, que configuraban un cuadro de creciente desacato al hegemonismo asfixiante del imperio. Coincidentes con tales acontecimientos, se celebraron reuniones en Washington y Lima de los miembros del G-20 y G-21. Los Presidentes de Rusia y de China, dos baluartes insoslayables del escenario mundial, estaban presentes en ambas reuniones junto a los líderes de decenas de Estados de los cinco continentes que participaron y con muchos de los cuales intercambiaron.
Al regresar de Perú después de su visita a Brasil, Medvedev viajó a Venezuela, donde coincidió con la reunión del ALBA en Caracas, con cuyos representantes de alto nivel se reunió para satisfacción de todos.
A su vez, un destacamento naval ruso arribaba a ese hermano país. No es difícil comprender la importancia de la presencia en tales actividades del ilustre visitante con el que me reuní en la mañana de hoy viernes.
Para mí era de sumo interés conocer sus impresiones acerca de los acontecimientos señalados.
La reunión duró esta vez sólo una hora y 15 minutos. Llegó acompañado por Ricardo Cabrisas, vicepresidente del gobierno cubano responsabilizado con las negociaciones de Cuba con Rusia, China y Venezuela, los tres pilares más importantes de nuestro intercambio comercial en estos momentos, que el poderoso imperio no ha podido bloquear.
No dejé de abordar con él un solo punto esencial, desde nuestras posiciones, respecto a Estados Unidos, donde no cabe la idea de que aceptemos la política de garrote y zanahoria ni de que renunciemos a la devolución de hasta el último metro cuadrado del territorio de Guantánamo ocupado por la fuerza en nuestro país.
Le reiteré nuestra política paciente y pacífica, pero sin descuidar nunca nuestra capacidad defensiva frente a un potencial agresor. Ningún país comprendería mejor esta política que Rusia, constantemente amenazada por el mismo adversario de la paz.
De igual o mayor importancia todavía fue la expresión de nuestras ideas sobre los graves problemas inmediatos en campos cruciales que hoy enfrentan los pueblos, en su búsqueda de un mundo multipolar que garantice el desarrollo sostenido y pacífico.
La agenda parece extensa, y sin embargo ambos intercambiamos sobre estos temas, una buena prueba de que todavía, a pesar de su complejidad, los problemas del mundo pueden ser abordados antes de que se vuelvan inmanejables.
Para mí el encuentro constituyó un gran estímulo. Quedé con un alto concepto sobre la capacidad intelectual de Medvedev, que ya había imaginado en él. Es el más joven entre los más importantes jefes de Estado del mundo, el que a su vez abarca el más extenso territorio.
¡Con cuánta emoción escuchábamos en todas partes el himno ruso, bajo cuyas notas el pueblo heroico de Rusia derramó la sangre de muchos millones de hombres y mujeres, sin cuyo sacrificio no se habría obtenido la victoria sobre el nazi-fascismo!

Fidel Castro Ruz
28 de noviembre de 2008
7 y 23 p.m.

LA IGLESIA ORTODOXA RUSA

Reflexiones de Fidel Castro

Es una fuerza espiritual. En los momentos críticos de la historia de Rusia jugó un papel importante. Cuando se inició la Gran Guerra Patria, tras el traicionero ataque nazi, Stalin acudió a ella en apoyo de los obreros y campesinos que la Revolución de Octubre hizo dueños de las fábricas y la tierra.
Cuando la URSS se desintegró, el imperialismo no tuvo en esa iglesia un aliado. Por ello, cuando en el 2004 Su Eminencia Vladímir Mijáilovich Gundiaev, Kirill Metropolita de Smolensk y Kaliningrado, visitó nuestro país, le propuse construir en la capital de Cuba una Catedral de la Iglesia Ortodoxa Rusa como un monumento a la amistad cubano – rusa.
El Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal, asumiría la responsabilidad del cumplimiento de la tarea. En ella se colocó tierra del lugar en que reposan los restos de los soldados soviéticos que murieron en nuestro país durante las decenas de años que prestaron aquí sus servicios. Por ello, cuando se inauguró el pasado domingo la Catedral, sentí deseos de sostener un intercambio con la estimada personalidad de la Iglesia Ortodoxa Rusa que nos visitaba.
Mañana jueves estará en Venezuela dialogando con el Presidente Chávez. Ambos se inspiran en los mismos principios éticos, emanados de las prédicas de Cristo según los Evangelios, una creencia religiosa que los dos comparten. Después visitará Ecuador para conversar con Correa, un dirigente político que se formó en la Teología de la Liberación.
Su Eminencia no es enemigo del socialismo ni condena al fuego eterno a los que partimos del marxismo-leninismo para luchar por un mundo justo. Cuando habla en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU u otras instituciones, es escuchado con gran respeto. En su inmenso país habla con frecuencia por televisión los sábados durante 15 minutos y es seguido con interés por decenas de millones de personas.
Nuestra capital se enriquece con un Templo digno de la prestigiosa Iglesia Ortodoxa Rusa, que es prueba irrecusable del respeto de nuestra revolución por uno de los principios fundamentales de los derechos humanos, en consonancia con una revolución socialista profunda y radical.
No hay razón alguna para hacer la menor concesión al imperialismo yanqui. Tengo la impresión de que Su Eminencia piensa así. No es antimusulmán, respeta esa religión. Dentro de su concepción ecuménica, cree que la Iglesia Católica puede resolver sus problemas con países como China y con Viet Nam.
Fue muy agradable y edificante intercambiar con él.

Fidel Castro Ruz
Octubre 21 de 2008
7 y 40 p.m.

CHÁVEZ: FIDEL ESTÁ MÁS FUERTE E IMPETUOSO QUE UN HURACÁN IKE

Declaraciones concedidas por el presidente venezolano Hugo Chávez a la Agencia Prensa Latina

Moscú, 27 sep (PL) La visita del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y sus conversaciones con los más importantes líderes de Rusia en la semana que concluye, así como la firma de trascendentes acuerdos, constituyen hoy acontecimientos de relevancia mundial.
Al término de su encuentro en Moscú con el primer ministro, Vladimir Putin, y a punto de partir hacia el diálogo con su par, Dmitri Medvedev, en Oremburgo, mil 468 kilómetros al sur de la capital, Chávez concedió una entrevista a Prensa Latina.
A la entrada del aeropuero Vnukovo 3, al conocer la presencia de un periodista cubano, el estadista tomó la iniciativa.
Vengo muy feliz de Cuba. Fidel está más fuerte e impetuoso que un huracán Ike. Conversamos mucho, y cuando ya me despedía me impresionó su fortaleza.
Yo caminaba de espaldas como a 50 metros, y oigo un grito desde lejos: ¡Chavez!, y me volteo.
¡Venceremos!, me dijo con más fuerza todavía. Así, no estoy exagerando. Retumbó La Habana con ese grito del huracán Fidel. Y es verdad, estamos venciendo.
Fidel es el optimismo. El huracán Ike llegó a Cuba destrozando buena parte del país, de su infraestructura, su agricultura. Y después de toda esa tragedia, Fidel, levantado, dijo: menos mal que aquí tenemos una Revolución.
Ahora en esta visita a Rusia yo digo: menos mal que nos conocimos Putin y yo ocho años atrás. Menos mal que llegó Putin, Medvedev; menos mal que Rusia levantó a tiempo.
¿Qué habría pasado si Rusia no se hubiera podido levantar a tiempo? Díganme si Venezuela no se hubiera podido levantar del dominio del neoliberalismo, del control del imperialismo. Estaríamos ahora mismo arrastrados por ese otro huracán.
Pero aquí estamos de pie, y no solo de pie, sino avanzando y con pasos firmes, con acuerdos como los que hemos aprobado en esta reunión tan grata con el primer ministro Putin.
¿Qué nos dice de este nuevo encuentro?
Sostuvimos una reunión de tres horas con la presencia del vicepresidente ruso, Igor Sechin, y ministros de ambos países. Fue una conversación espléndida.
Yo diría, con respeto a los encuentros anteriores, todos extraordinarios, que este es el mejor, y que yo, en lo personal, haya tenido durante mucho tiempo no solo con un primer ministro como Vladimir, sino con un gran amigo.
Cada día nos sentimos más amigos y estamos más compenetrados, unidos en la resolución de llevar adelante junto con el presidente, Dmitri Medvedev, el pueblo ruso y el venezolano, nuestras ideas del desarrollo integral de nuestros países, la libertad de la paz.
¿Qué aportará su sexta visita a Rusia?
Los aportes serán infinitos por su calidad. Vamos rumbo a Oremburgo, que por avión está a dos horas de aquí, pero por el huso horario de ese territorio existen dos más de adelanto respecto a Moscú.
Allá vamos a firmar un conjunto de documentos y concluiremos la concertación de otros para su rúbrica a finales de octubre en Caracas, cando se celebre la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel (CIAN), encabezada por el viceprimer ministro Igor Sechin, y el vicepresidente venezolano, Ramón Carrizales.
Crearemos un consorcio energético que será un coloso. Gazprom, la empresa más grande del mundo en su género, que se va a unir en una corporación con Petróleos de Venezuela (PDVSA), otro de los gigantes de este sector.
Es un coloso lo que está naciendo: Gazprom-PDVSA, uniéndonos para realizar inversiones, exploraciones, explotación, procesamiento, comercialización de energía, petróleo, gas y muchos otros ámbitos.
Yo agradezco mucho la resolución, la decisión del gobierno ruso de continuar apoyándonos en transferencia tecnológica, la industrialización de Venezuela. Hablamos de 100 temas, aunque ahora solo he mencionado dos.
Esta asociación Rusia-Venezuela puede hacer un gran aporte a la consolidación de un mundo multipolar… Desde hace tiempo estamos pujando por un mundo multipolar que ya nació y está creciendo. Se está hundiendo la pretensión imperialista del orden unipolar, la pretensión del consenso de Washington. Eso se acabó y pasó a la historia.
Lamentablemente deja y dejará secuelas durante largo tiempo, sobre todo para los que creyeron ciegamente en el fundamentalismo del mercado. Nosotros no.
Igual China, levantada, es una potencia mundial en pie como Rusia. En fin, el mundo pluripolar está en el horizonte. En nuestro encuentro lo decía Vladimir (Putin): se abren nuevas perspectivas.
Ese horizonte, visto así, geopolíticamente, es eso, una nueva geopolítica mundial está en marcha. Tan rápido como nosotros en Venezuela.
En nuestro país tenemos una expresión para decir que debemos apurarnos: ponte los patines, y nosotros los tenemos puestos. Tanto es así que hace dos meses yo estaba aquí, y ya he vuelto.Hace apenas una semana estaba en Caracas Igor Sechin, y ahora estamos aquí, trabajando. Y dentro de un mes estará sesionando en Caracas la Comisión Mixta. Andamos rápido, como dicen nuestros jóvenes, nos pusimos los patines del socialismo.
La juventud socialista inventó una consigna: ponte los zapatos del socialismo. Ahora desde Rusia nosotros decimos: ¡pongámonos los zapatos de la nueva geopolítica mundial! Es el mundo en equilibrio, como decían Simón Bolívar y José martí.
¿Hasta dónde piensa usted que lleguen los zapatos del socialismo en América Latina?
¡Uuhh!, ahora es cuando estamos apenas comenzando, ahí viene el trote del socialismo, que rebrota. Un socialismo como decía José Carlos Mariátegui, indoamericano, el nuestro.
En Bolivia está el gobierno de Evo Morales, desarrollando el socialismo con el apoyo de los indígenas; Fernando Lugo, en Paraguay, un obispo católico, proclamando la doctrina verdadera de Cristo, la Teología de la Liberación, la opción por los pobres.
Ahí está Rafael Correa, con la Revolución ciudadana y alfarista; el proyecto bolivariano en Venezuela, el socialismo cubano; Daniel Ortega y el proyecto sandinista. Estamos comenzando una nueva era. Una revolución de verdad en América Latina. Pero más allá de lo ideológico, ya no se trata del bloque capitalista y el socialista. Es una nueva geopolítica más rica, más diversa que aquellos dos grandes contrarios del siglo XX. Ahora es algo más diverso, más variado.
Presidente, usted ha insistido en la importancia de desarrollar una teoría para explicar lo que está sucediendo en América…
Fidel. Nuevamente Fidel. Él decía hace pocos meses que existe una crisis alimentaria en el mundo, energética, ecológica, financiera, cuando apenas asomaba este desastre que hoy tiene asustado al planeta.
Pero la más grande de todas, dice Fidel, es la crisis de ideas. Hace rato que andamos en la batalla de ideas en Cuba, en Venezuela, en América para darle forma a un nuevo entramado ideológico.
Como nos enseñó Martí, crear, pero desde nuestras propias raíces. Busquemos nuestras raíces. Nuestra ideología debe ser abierta al universo, debe tener ramas y hojas como un árbol, pero el tronco y las raíces deben ser nuestros.
De forma tal que nosotros, modestamente, tenemos ya varios años, desde la rebelión militar del 4 de febrero de 1992, andamos haciendo un humilde aporte ideológico: el bolivarianismo.
Y como escribió un gran intelectual cubano, Roberto Fernández Retamar, en una obra que yo estudiaba estando en prisión, Bolívar y Martí fueron los primeros profundos pensadores antiimperialistas del continente, sin despreciar otros valiosos aportes.
Ellos fueron los que mejor interpretaron la raíz de nuestro conflicto histórico.
Retamar decía en los años 80 y 90, que el bolivarianismo podría convertirse en los años futuros en la idea motriz fundamental de América Latina.
Andamos de la mano del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). El concepto Bolívar, el padre nuestro, como decía Neruda: “todo tiene su nombre en esta latitud silenciosa”.
Ya no está silenciosa, América ahora está en ebullición, alborotada.
A ese continente, a Fidel, a Raúl, al pueblo cubano, envío un saludo desde Rusia a través de Prensa Latina.
Entrevistó: Jorge Petinaud

CUBA RECIBE SOLIDARIDAD INTERNACIONAL TRAS AZOTE DE HURACÁN

La Habana, 4 sep (PL) Mandatarios y representantes gubernamentales de numerosos países han expresado a Cuba su apoyo solidario tras el paso devastador del huracán Gustav, y han ofrecido ayuda para enfrentar la catástrofe que afectó principalmente el occidente del país.
Una nota divulgada en el diario Granma señala que en la mañana de ayer, el presidente cubano, Raúl Castro, recibió una llamada telefónica de su homólogo ruso, Dimitri Medvédev, con quien sostuvo una fraternal conversación.
El gobernante ruso reiteró su solidaridad con Cuba y dispuso horas antes una ayuda material urgente que ya comenzó a llegar en varios grandes aviones de transporte, procedentes de ese país.
En el curso de la conversación, destaca el reporte, se coincidió en que las relaciones bilaterales están experimentando un auge, al que ha contribuido la reciente visita del vicepresidente del gobierno Igor I. Sechin y una importante delegación, que también permitió proyectar los vínculos económicos y comerciales a mediano y largo plazos.
Medvédev afirmó que se dará prioridad a la ejecución de los convenios asociados al sistema electro-energético nacional, reseña el diario.
De igual modo, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se ha interesado personalmente por las secuelas del poderoso huracán categoría cuatro en la escala Saffir Simpson, de cinco, y ha expresado su sincero ofrecimiento de ayuda a Cuba.
También el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, se interesó por las afectaciones sufridas y expresó la disposición de la nación suramericana de ayudar a Cuba.
Se han recibido mensajes y ofrecimientos de ayuda de cancilleres, autoridades de gobierno y embajadores, entre otros de China, Bolivia, Argentina, España, Brasil, México, Guatemala, Islas Caimán, Perú, Santa Lucía y Timor Leste.
Fuente: Agencia Prensa Latina

Solidaridad mundial marca recuperación cubana tras azote de huracán

CARNE DE CAÑÓN PARA EL MERCADO

. Reflexiones del compañero Fidel

Tal vez algunos gobiernos desconocen los datos concretos, por eso nos pareció muy oportuno el mensaje de Raúl fijando la posición de Cuba. Abundaré en aspectos que no pueden abordarse en una declaración oficial precisa y breve. El gobierno de Georgia no habría lanzado jamás sus fuerzas armadas contra la capital de la República Autónoma de Osetia del Sur al amanecer del 8 de agosto, para lo que denominó el restablecimiento del orden constitucional, sin la concertación previa con Bush, quien el pasado mes de abril en Bucarest comprometió su apoyo al presidente Saakashvili para el ingreso de Georgia en la OTAN, lo que equivale a un puñal afilado que se intenta clavar en el corazón de Rusia. Muchos Estados europeos que pertenecen a esa organización militar se preocupan seriamente por la manipulación irresponsable del tema de las nacionalidades, preñado de conflictos potenciales, que en la propia Gran Bretaña puede dar lugar a la desintegración del Reino Unido. Yugoslavia fue disuelta por esa vía; los esfuerzos de Tito por evitarlo fueron inútiles después de su muerte. ¿Qué necesidad había de encender el polvorín del Cáucaso? ¿Cuántas veces irá el cántaro al agua antes de romperse? Rusia sigue siendo una poderosa potencia nuclear. Posee miles de armas de ese tipo. Debo recordar que, por otro lado, la economía de Occidente extrajo ilegalmente de ese país más de 500 mil millones de dólares. Si Rusia no significa hoy el fantasma del comunismo; si ya no apuntan directamente hacia los objetivos militares y estratégicos de Europa más de 400 plataformas nucleares que fueron desmanteladas al desaparecer la URSS, ¿por qué el empeño en cercarla con un escudo nuclear? El viejo continente también necesita paz. Las tropas rusas que se encontraban en Osetia del Sur estaban desplegadas en una misión de paz reconocida internacionalmente; no disparaban contra nadie. ¿Por qué Georgia escogió el 8 de agosto, cuando se inauguraban los Juegos Olímpicos de Beijing, para ocupar Tsjinvali, la capital de la república autónoma? Ese día cuatro mil millones de personas en todo el planeta presenciaron por televisión el maravilloso espectáculo con el que China inauguró esos juegos. Sólo el pueblo de Estados Unidos no pudo disfrutar ese día la transmisión directa y en vivo de la estimulante fiesta de amistad entre todos los pueblos del mundo que allí se escenificó. El monopolio sobre los derechos de transmisión había sido adquirido por un canal televisivo mediante el pago de 900 millones de dólares y deseaba obtener el máximo de beneficio comercial por minuto de transmisión. Las empresas competidoras tomaron desquite divulgando a esa hora las noticias de la guerra en el Cáucaso que no eran exclusivas de nadie. Los riesgos de un conflicto serio amenazaban al mundo. Bush sí pudo disfrutar el espectáculo como invitado oficial. Todavía el domingo 10, dos días y medio después, se le veía agitando banderas, fingiendo ser adalid de la paz y preparado para deleitarse con las victorias de los magníficos atletas norteamericanos, a los que sus ojos, acostumbrados a mancillarlo todo, veían como símbolo del poder y la superioridad de su imperio. En sus ratos de ocio, mantenía largas conversaciones con los funcionarios subordinados en Washington, amenazaba a Rusia y alentaba los discursos, humillantes para ese país, del representante de los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Algunos de los antiguos países que integraban el campo socialista o parte de la propia URSS, hoy actúan como protectorados de Estados Unidos. Sus gobiernos, impulsados por un odio irresponsable contra Rusia, como Polonia y la República Checa, se alinean en posiciones de apoyo total a Bush y al ataque sorpresivo contra Osetia del Sur por Saakashvili, un aventurero de extraña historia que, habiendo nacido bajo el socialismo en Tbilisi, capital de su país, se hizo abogado en una universidad de Kiev, realizó cursos de posgrado en Estrasburgo, Nueva York y Washington. Ejercía esa profesión en Nueva York. Se configura como un georgiano occidentalizado, ambicioso y oportunista. Regresó a su país apoyado por los yanquis y pescó en el río revuelto de la desintegración de la Unión Soviética. Es elegido Presidente de Georgia en enero de 2004.
Ese país, después de Estados Unidos y Gran Bretaña, es el que más soldados tiene en la aventura bélica de Iraq, y no lo hace precisamente por espíritu internacionalista. Cuando Cuba, a lo largo de casi dos decenios, envió cientos de miles de combatientes a luchar por la independencia y contra el colonialismo y el apartheid en África, no buscó nunca combustible, materias primas ni plusvalía; eran voluntarios. Así se forjó el acero de nuestros principios. ¿Qué hacen en Iraq los soldados georgianos sino apoyar una guerra que ha costado a ese pueblo centenares de miles de vidas y millones de damnificados? ¿Qué ideales fueron a defender allí? Es muy lógico que ciudadanos de Osetia del Sur no deseen ser enviados como soldados a combatir en Iraq u otros puntos del planeta al servicio del imperialismo. Saakashvili por su propia cuenta jamás se habría lanzado a la aventura de enviar el ejército georgiano a Osetia del Sur, donde chocaría con las tropas rusas emplazadas allí como fuerza de paz. No se puede jugar con la guerra nuclear ni premiar el suministro de carne de cañón para el mercado. Esta reflexión estaba elaborada, cuando Bush habló a las 5 y 30 p.m., hora de Cuba. Nada desdice lo que aquí se analiza; sólo que la guerra mediática del gobierno de Estados Unidos es hoy más intensa todavía. Es la misma maniobra prediseñada que no engaña a nadie. Los rusos han declarado con absoluta claridad que la retirada de los invasores al punto de partida es la única solución decorosa posible. Ojalá los Juegos Olímpicos puedan continuar sin ser interrumpidos por una gravísima crisis. El partido de voleibol femenino contra un buen equipo de Estados Unidos fue fenomenal, y la pelota no ha comenzado todavía.
Fidel Castro Ruz
11 de agosto de 2008
6 y 21 p.m.

A %d blogueros les gusta esto: